Redes Cognitivas

25 mayo, 2007

El Observatorio de Internet Móvil: Redes Cognitivas » OIM


La convergencia tecnológica de las redes de comunicación hacia arquitecturas IP es un proceso que está cambiando profundamente el panorama de las telecomunicaciones y que por extensión también afecta a otros muchos sectores de la industria y de la sociedad. Como consecuencia de estos cambios, irrumpen nuevos competidores pero también se crean nuevas oportunidades. Los operadores de telecomunicación no pueden permanecer impasibles y deben redefinir su papel en la nueva cadena de valor que les garantice no ser marginalizados y mantener la rentabilidad de sus negocios.

La rápida evolución de las redes inalámbricas que utilizan regiones del espectro no reguladas --que no requieren licencia-- supone una oportunidad para abaratar los costes de acceso a las redes móviles. De este modo, se preve que en los próximos años los operadores móviles deberán enfrentarse a un nuevo problema derivado de la operación de un entorno diverso y heterogéneo de tecnologías inalámbricas.

Para solucionar este problema se estudian dos posibles topologías que no son excluyentes entre sí:

  • Las redes cooperativas suponen la operación conjunta de las redes de acceso entre varios operadores
  • Las redes cognitivas utilizan capacidades de auto-configuración para adaptarse dinámicamente a la demanda. Las redes cognitivas consiguen responder a las necesidades de un usuario particular dentro de las políticas definidas por el operador, al tiempo que optimizan los recursos generales de la red.
La principal desventaja de las redes cooperativas radica en la propia gestión compartida de las redes y en la interdependencia entre operadores (que a la vez son competidores), por lo que las redes cognitivas se presentan como la gran esperanza para el sector para gestionar redes heterogéneas a un coste asumible.

CogNet es un proyecto de la National Science Foundation para desarrollar protocolos de comunicación inalámbrica para redes cognitivas. Gracias a los rápidos avances de la microelectrónica ahora es posible incluir una gran capacidad de procesamiento en dispositivos muy pequeños, donde antes era impensable debido a la falta de espacio y al coste. Esto permite sustituir componentes hardware por software y dotar de inteligencia a los receptores sin incrementar el precio de los dispositivos.

Las redes cognitivas se basan en la información procedente de los nuevos receptores inteligentes para conocer el estado de la red en tiempo real lo que aumentará su capacidad adaptativa y las dotará de una gran agilidad. Una red de este tipo, podría funcionar por ejemplo como una red de difusión para difundir una alerta a la población, en este caso el teléfono móvil se comportaría como una radio FM, para luego transformarse en una red de grupo cerrado para los servicios de emergencia.

Las redes cognitivas trabajan en el nivel físico de la pila de protocolos, manejando las frecuencias de emisión y los parámetros de modulación. El proyecto CogNet desarrolla protocolos para las capas superiores hasta llegar al nivel de aplicación. Una puerta abierta para la innovación en el uso de esta tecnología y que permitirá hacer realidad aplicaciones como la del ejemplo anterior o la que propone el MIT.

El MIT Media Lab también está experimentando con una nueva aplicación que ellos denominan la "voz fluida". Para entender este concepto, utilizan el símil de los walkie-talkie en el que para hablar hay que pulsar un botón. Pues bien, la "voz fluida" es precisamente el caso contrario, pulsas para escuchar.

La irrupción del software en los protocolos de radiocomunicación promete convertir las redes móviles e inalámbricas en algo mucho más útil y potente de lo que son actualmente, ofreciendo nuevas oportunidades de negocio para los operadores de redes al tiempo que un importante ahorro de costes.

Technorati Tags:

Etiquetas:


Hay 0 comentario(s) a esta entrada:

Ví­nculos a esta entrada:


Búsquedas


Llévatelo al Móvil

QR Code temporalmente no disponible